Receta Fácil de Caldo Casero

caldo-casero

El caldo casero es un elemento imprescindible de la cocina que nunca nos debe faltar a mano ya que sirve de base para cantidad de platos, como os explicaremos más adelante.

Los ingredientes básicos varían según el uso que vayamos a darle pero la forma de cocinarlo es siempre el mismo.

Una vez que sigas estos consejos rápidos y sencillos, estarás preparado para crear el tuyo propio en un momento.

Ingredientes para 4 personas:

300 gr de punta de Jamón serrano.

400 gr de contra-muslo de pollo.

100 gr de chorizo.

750 ml de agua para cocer.

Aceite y Sal.

Preparación:

En una olla a presión añadimos el jamón, los contramuslos de pollo y el chorizo.

Añadimos el agua, un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal.

Cerramos la olla y ponemos a fuego fuerte hasta que la válvula se eleve del todo. En ese momento bajamos el fuego casi al mínimo y dejamos cocer unos 10 minutos.

Apagamos el fuego y dejamos la olla encima para que vaya perdiendo presión.

Enfriamos y colamos el caldo reservando la carne aparte.

Trucos:

El caldo en olla express es el más rápido y cómo de preparar, pero también podéis usar los pucheros de toda la vida aunque para ello es importante de disponer bastantes horas de preparación.

Hay muchas variantes de caldo con la misma forma de cocinarlo:

  • Si preferís un caldo de verduras, en la misma cantidad de agua añadís sólo aquellas verduras que prefiráis. Las más habituales suelen ser: zanahoria, calabacines, judías verdes…
  • Si queréis conseguir el típico caldo de pollo para aliviar resfriados o tomar en días fríos, podéis mezclar verduras con unos contra-muslos de pollo.

La carne que nos sobre de preparar el caldo podéis trocearla y añadirle un huevo y un poco de pan rallado para prepararos unas fantásticas croquetas caseras.

Una vez cocida la carne puede que os quede grasa flotando en el agua, lo ideal es quitarla con ayuda de un cazo para tener un caldo mucho más sano sobre todo si preparáis un caldo para bebés.

El caldo que elijáis preparar os vendrá muy bien tenerlo siempre a mano ya que os servirá de base o fondo para preparar otros muchos platos, como purés, risottos…

Lo ideal para conservarlo es guardarlo en el congelador y no perderá ni una sola de las propiedades.

Si no os gusta encontraros trozos de los ingredientes utilizados, o si vais a usar el caldo para otros platos os recomiendo pasar el caldo por un colador.

Receta Fácil de Caldo Casero
5 (100%) 1 voto